, , , , , , , , , ,

Conoce los posibles beneficios del cannabidiol (CBD) para la salud

Conoce los posibles beneficios del cannabidiol (CBD) para la salud

 Considerado uno de los compuestos más poderosos de la planta cannabis, el cannabidiol, o mejor conocido como CBD, es una molécula que ha tenido poco reconocimiento en el campo de salud, debido a sus resultados y beneficios han sido comprobados recientemente, pero cada día miles de personas recurren a ella, con el fin, de aliviar los síntomas de distintas enfermedades.  ¿Será el cannabidiol (CBD) un aliado para regular la salud? Te invitamos a descubrirlo y a sacar tus propias conclusiones con el siguiente post. 

¿Qué es el cannabidiol? 

El CBD corresponde a la abreviatura de cannabidiol y es uno de los muchos fitocannabinoides que se encuentran en la planta hembra del cannabis Sativa L. o del Cáñamo Industrial. Después del THC, el cannabidiol es el segundo cannabinoide con mayor concentración en la planta y, a diferencia de este, no posee efectos psicoactivos, ni tóxicos que conducen a la alteración de los sentidos y en algunos casos a la dependencia psicológica.

EL cannabidiol o cbd puede conseguirse con mayor concentración en la planta hembra del cannabis, específicamente en sus flores, hojas y tallo, pero también se encuentra en menor grado en el cáñamo industrial, convirtiéndola en una de las plantas más versátiles del mundo al utilizarse también como materia prima para la elaboración de papel, textiles, cuerda, alimento, combustible, medicinas, aceite, entre otros. 

En los últimos años, científicos y diferentes tipos de organizaciones han adquirido un alto interés por el cannabidiol gracias a sus grandes beneficios naturales. Se presenta como una alternativa médica favorable al brindar alivio progresivo, sin efectos secundarios a distintas enfermedades degenerativas como son la ansiedad, antitumoral, inflamación, enfermedades autoinmunes y neuropsiquiátricas, incluso ha sido recetado para contrarrestar diferentes tipos de enfermedades de la piel. 

Igualmente, en un estudio del 2010 sobre cáncer cerebral, por parte de diversos científicos en California, se descubrió que el CBD junto con el THC estimula la proliferación de las células, logrando contrarrestar las propiedades cancerígenas del cuerpo. Por eso en la actualidad, diferentes laboratorios y cultivadores han optado por crear híbridos de los fitocannabinoides que potencien los resultados, con el fin, de abrir nuevas posibilidades para comprender cómo interactúa la planta con nuestro cuerpo. 

Actualmente, puedes adquirir una gran variedad de productos a base de cannabidiol, entre ellos se encuentran las cremas, tinturas, cápsulas y vaporizadores, sin embargo, el que mayormente es recomendado por distintos especialistas es el cannabidiol aceite debido a que puede ser ingerido o agregado en comidas actuando con mayor rapidez y eficacia en  nuestro cuerpo. 

Breve Historia del cannabidiol 

La historia de la expansión del cannabis data de hace más de 8.000 años A.C. El cáñamo fue cultivado en China para ser utilizado en la creación de cuerdas, papel, ropa, comida, entre otros productos domésticos. Con el tiempo, se percataron que también contenía propiedades medicinales y estimulantes de la mente, por lo que también fue considerado como un planta medicinal y religiosa. 

A diferencia de otras plantas, el cannabis Sativa L. posee propiedades bastantes sencillas para el cultivo que le han permitido destacarse y adaptarse a las necesidades culturales de la época. Sin embargo, sus efectos medicinales y recreativos siempre han generado controversia, provocando opiniones diferentes sobre sí debería ser una bendición natural o un peligro para la sociedad.

Así como la humanidad se expandía a lo largo del planeta, el cannabis era su fiel compañero, brindando sustento y protección en donde era cultivado, pero realmente lo que conocíamos sobre la planta era prácticamente nulo comparado con todos los usos que ofrecía.  Para comienzos del siglo XX los estudios medicinales sobre cannabis eran casi nulos. Sus beneficios habían surgido de leyendas y pequeñas referencias provenientes de recetarios, rodeándole una vibra casi mágica y pagana.

Ante la desinformación, una mala campaña por parte de los medios de comunicación  y el aumento de su consumo libremente, algunos sectores acomodados de la sociedad se convirtieron en detractores del cannabis al relacionarlo con problemas de conducta y depravación social. Además fue vinculado con otros problemas sociales como el racismo y la xenofobia que fomentaron abiertamente el miedo colectivo y por consiguiente su prohibición.  

En el año de 1937, en Estados Unidos se aprueba la ley Marihuanna Tax Act” en donde se prohíbe la venta, compra, y comercialización del cannabis en todo el país. El cannabis solo podía utilizarse para fines medicinales, pero previamente se tenían que aprobar una serie de requisitos muy complicados y pagar una serie de impuestos costosos para su consumo o realizar experimentos. Aunque esta situación pudo desanimar a algunos científicos, otros se mantuvieron motivados y realizaron investigaciones para determinar cuáles eran las propiedades medicinales de esta planta.

En al año de 1940 el químico Roger Adams, de  la Universidad Harvard en Illinois, junto con su departamento de química, accidentalmente logró separar el segundo cannabinoide más presente en la planta el cannabidiol o CBD, pero en ese instante no se centraron en estudiar sus beneficios terapéuticos. El Tetrahidrocannabinol fue descubierto poco tiempo después por el mismo al sintetizar e identificar  su molécula, sin embargo, no logró separarlo con éxito, pero sí descubrió que este era el principal compuesto activo del cannabis. 

Seis años después, el Dr. Walter S. Loewe realizó las primeras pruebas de cannabidiol en animales de laboratorio como conejos y ratones en donde logró evidenciar que a diferencia del THC, esta molécula no alteraba su comportamiento. 

Con la llegada de los 60, el interés por el cannabis fue compartido por distintos grupos sociales, aumentando sus estudios. Sin embargo, todavía eran muy pocos los registros médicos y el miedo por sus efectos había aumentando con la asociación del cannabis con la cultura hippie.

En 1961 las Naciones Unidas se reunieron en Estados Unidos para crear la Ley de Convención Única que regulaba el uso de algunos estupefacientes como el cannabis, la heroína y la cocaína.  El cannabis fue clasificado en la Lista N°I y IV de la ley que indicaba que se consideraba una sustancia adictiva, sin contar con ningún valor terapéutico. 

Para el año 1963, el profesor químico israelí  Raphael Mechoulan, junto a su compañero Y. Gaoni, aisló y sintetizó la estructura del cannabidiol, convirtiéndose en el padre del estudio moderno sobre el cannabis. Un año más tarde había sintetizado y establecido la estructura del THC. Con los cannabinoides correctamente separados, Mechoulan prosiguió la investigación en primates para comprobar  cuáles eran sus efectos. 

Al igual que Loewe, el químico R. Mechoulan detalló que el cannabidiol no era causante de los efectos embriagadores y sedantes en el cuerpo, suficiente información para fomentar la creación de productos medicinales. A comienzos de los 70, la Farmacopea Británica, encargada de publicar las normas de calidad con respecto a las sustancias médicas legales en el Reino Unido, incluyó en su lista el cannabis medicinal oil, que contenía algún porcentaje de CBD para ser utilizado con fines terapéuticos.

Gracias a estos hallazgos, en poco tiempo se abrieron nuevamente los debates sobre si el cannabis debía permanecer prohibido por completo. Para el año 1971, a través del Convenio de Sustancias Sicotrópicas, se tomó la decisión de controlar el componente principal del cannabis: el THC. 

El THC fue clasificado en la Lista Nº I y al dronabinol, conocido como la fórmula farmacéutica del THC, lo colocaron en la Lista IV, indicando que estaba prohibido, excepto para  algunos fines médicos y científicos limitados.

El CBD: el gran desconocido terapéutico 

CBD - Raphael Mechoulam - Cannabis Medicinal
Raphael Mechoulan, aisló y sintetizó la estructura del cannabidiol, convirtiéndose en el padre del estudio moderno sobre el cannabis.

Aunque se permitía su uso en investigaciones médicas, la comercialización de farmacéuticos a base de THC planteaba grandes desafíos. El Cannabidiol era una molécula que no se encuentra regulada en Ley de Sustancias Sicotrópicas, abriendo la posibilidad que científicos y políticos apostarán por su venta e investigación. Mientras tanto, las personas exigieron una mejor aclaración de la ley, por eso en 1978 Nuevo México se convirtió en el primer estado en Estados Unidos en permitir el uso del cannabis con fines medicinales. 

El Dr. Mechoulam continuó enfocado en sus estudios sobre el cannabidiol y por eso se dirigió  a la Facultad de Medicina en Sao Paulo, Brasil. Allí experimentó con 16 personas, muchos de ellos niños, que sufrían algún tipo de epilepsia severa. 

Los resultados fueron alentadores al mostrar que los pacientes percibían mejoría en su condición, sin presentar casi efectos secundarios. Este descubrimiento abría un nuevo camino para entender los efectos curativos del cannabis, sin embargo, su publicación pasó totalmente desapercibida, producto del estigma social que rodeaba la planta como consecuencia de los movimientos culturales nacidos en los 60, donde el consumo de estupefacientes encontró su mayor proliferación y caída.

En 1988, el Dr. Mechoulam comenzó los estudios de cómo influye el THC en nuestro cuerpo, descubriendo en poco tiempo, el primer cannabinoide dentro del ser humano. Lo llamaron CB1 y se encuentra en el cerebro. Entrando los 90, la historia dio un giro de 180º grados al detectar que producimos de forma endógena, es decir, naturalmente un tipo de cannabinoide. Lo llamaron “anandamida”, una palabra sánscrita para describir la alegría y la felicidad. 

En 1993, se detectó un segundo cannabinoide en todo nuestro cuerpo. Lo llamarón CB2 y se encontraron abundantes receptores en el bazo, riñones, órganos sexuales, huesos, intestinos, hígado y células linfáticas. Todos estos hallazgos, junto con el descubrimiento del segundo endocannabinoide nombrado 2-Ag, comprobaron que dentro del ser humano había un sistema de moléculas, muy parecidas a las del cannabis, que intervienen en la regulación del cuerpo. 

Lo nombraron sistema endocannabinoide en honor al cannabis y planteaba una nueva forma de comprender cómo funcionaba y se entrelaza nuestro cuerpo. En 1996, el estado de California, a través de la ley de Uso  Compasivo, decidió legalizar la melaza del cannabis con fines medicinales. Esta ley dio paso para que otros estados de los Estados Unidos adoptaran políticas más flexibles.

A pesar de todos estos esfuerzos, al cannabidiol no se le reconocerían sus beneficios hasta comienzos del nuevo milenio, cuando el gobierno de Estados Unidos aprueba la patente del CBD como un neuroprotector.  

En la actualidad, el cannabidiol o CBD sigue siendo un gran desconocido para la sociedad, pero cada día cientos de científicos, médicos y pacientes con enfermedades crónicas se muestran más interesados en  comprobar cuáles son múltiples posibilidades medicinales. Como resultado, se han creado productos medicinales a base de este cannabinoide que buscan adaptarse a las necesidades de cada paciente. 

Charlotte’s Web

Charlotte's Figi
Charlotte Figi fue la primera niña en usar Cannabis Medicinal en el estado de California

Uno de los estudios más comentados y compartidos sobre los beneficios del cannabidiol fue el de Charlotte Figi, una niña de Colorado que desde temprana edad comenzó a padecer del síndrome de Dravet, un tipo de epilepsia severa que desde el primer año  ocasiona convulsiones frecuentes, fiebre, disminución cognitiva, entre otros síntomas que van deteriorando la salud de la persona.  

El síndrome de Dravet es considerado una enfermedad inusual, se desarrolla en 1 cada 20.000 a 40.000 niños, y se caracteriza por ser resistente a los fármacos tradicionales, convirtiéndose en un verdadero sufrimiento para quien lo padece y sus familias. Charlotte nació con una hermana melliza llamada Chase, pero sus vidas estarían separadas desde los 3 meses cuando ocurrió su primera convulsión. 

Desde pequeña le habían recetado diferentes tipos de tratamientos convencionales, desde fármacos hasta dietas cetogénicas, pero las epilepsias no se detenían, por el contrario, se prolongaron con mayor duración e intensidad con el paso de los años. 

En un punto, sus padres pensaron que nunca encontrarían el tratamiento adecuado para su niña, agotando sus esperanzas, pero un día el padre de Charlotte, un ex Miembro de las Fuerzas Armadas, encontró por Internet un video de un niño que padecía la misma enfermedad y mostró mejoría al usar cannabis. 

El niño estaba siendo tratado con un tipo de cannabis Medicinal que contenía altas dosis de cannabidiol y una pequeña porción de THC. Su respuesta era esperanzadora y los padres de Charlotte decidieron investigar por su propia cuenta cuales eran los beneficios del tratamiento con CBD.

Para ambos, la mayor sorpresa fue encontrar diversos estudios científicos que apoyaban al  uso del cannabidiol para reducir la actividad eléctrica y química del cerebro, causante de las continuas convulsiones. A la edad de 6 años, Charlotte perdía la batalla contra la enfermedad, padecía hasta 300 convulsiones a la semana y disminuyó su capacidad de caminar, comer y hablar. 

En los hospitales, la solución de los médicos era inducirle el coma, así podría descansar, pero su madre no quería eso y decidió probar el cannabis medicinal en su hija. Para ese momento, las investigaciones sobre el cannabidiol al público eran muy escasas y menos se había experimentado con niños tan pequeños. Charlotte se convertiría en la paciente más joven del estado de Colorado en utilizar cannabis. 

Las leyes eran muy estrictas y exigían la aprobación de dos médicos para acceder al cannabis legalmente. Muchos doctores se mostraron escépticos al tratamiento porque consideraban que el cannabis podría interferir en su desarrollo cerebral, pero estas afirmaciones no eran concluyentes para su caso, debido a que no existían previos estudios en niños, solo en adolescentes que fumaron cannabis durante esta etapa. 

Esto no los desalentó y continuaron visitando una gran cantidad de expertos hasta que encontraron a los doctores Margaret Gedde y Alan Shackleford, que estudiaron su caso y aprobaron su petición al considerarlo como su última esperanza para mejorarle la vida. 

Con recipe sellado se dirigieron a la farmacia y compraron  una cepa con alto contenido de CBD y poco THC. En vez de fumarla, un conocido de los padres convirtió el cannabis en  concentrado de cannabidiol aceite que se podía consumir con facilidad. Los resultados fueron extraordinarios e inmediatos, Charlotte disminuyó significativamente sus convulsiones. Primero una hora, después estuvo 7 días sin convulsionar y cada día se notaba un cambio, causando alegrías a su alrededor.  

Los padres estaban emocionados por los resultados, pero el cannabidiol aceite ya se les estaba acabando y adquirirlo era complicado porque era muy costoso. Ante esta situación buscaron ayuda de los hermanos Stanley, considerados uno de los criadores más grandes de marihuana medicinal en Colorado. 

Para ese momento, ambos hermanos habían desarrollado una cepa con alto contenido cannabidiol que no sabían cómo utilizarla. Al comienzo también se mostraron escépticos, pero le suministraron gratuitamente un aceite rico en CBD de una cepa especial que habían creado y ahora se llama Charlotte’s Web. 

El cannabidiol aceite fue suministrado dos veces por día y un año después Charlotte se recuperó más del 95%, presentando máximo 3 convulsiones al mes y disminuyendo su autismo severo ocasionado por la misma enfermedad. Charlotte experimentó por sí misma lo que era ser una niña normal, podía caminar, comer y jugar, cosa que los padres nunca imaginaron en tan poco tiempo. 

En el año 2013, con solo 6 años, la historia de Charlotte Figi sorprendió al mundo al comprobarse que la niña había tenido un excelente progreso al tratarse con aceite CBD oil.Sus padres decidieron compartir su historia, para que otros padres y personas en situaciones similares se animarán a probarlo. Asimismo, exigieron nuevos estudios sobre que es cannabidiol oil, con el fin de demostrar sus propiedades curativas en niños. 

El caso de Charlotte se ha convertido en una esperanza en todo el mundo para aquellos que padecen enfermedades muy parecidas y no encuentran en el sistema legal respuesta para sus padecimientos. Por eso, cada día encontramos que más personas, científicos, médicos e instituciones exigen la legalización de la planta del cannabis para así experimentar con mayor libertad sus verdaderos beneficios.

ACTUALIZACIÓN 

Para nadie es un secreto que el 2020 ha sido un año complicado y turbio  por la presencia del COVID-19 en todo el mundo.  El día 7 de abril después de muchos años de lucha contra su enfermedad, la niña Charlotte Figi murió por complicaciones relacionadas con esta nueva enfermedad.

Un mes antes de su fallecimiento, toda la familia de Charlotte había presentado síntomas como fiebre, dolores en el estómago, dificultad para respirar y otros síntomas relacionados con el COVID-19, sin embargo, no pudieron acceder con rapidez a los test para verificar si tenían la enfermedad. A la familia se les aconsejó quedarse en casa y con el tiempo se comenzaron a recuperar, menos Charlotte que su condición empeoraba provocando nuevas convulsiones. 

Producto de las convulsiones fue internada en el hospital en terapia intensiva. Estando allí se le realizó el test y dió negativo, pero seguía presentando los síntomas de la enfermedad por lo que se sospecha que pudo formar parte de los resultados falsos que arrojaron algunos tests de COVID-19. 

Con los días Charlotte fue dada de alta y regresó a su casa. Experimentó una leve mejoría, pero sufrió un nuevo episodio cardiorespiratorio del cual no se pudo recuperar. Tanto la comunidad cannábica, como en nuestro sitio web Cannabis Medicinal lamentamos el suceso porque gracias a ella volvió la esperanza para aquellas personas que sufren diferentes tipos de enfermedades neurodegenerativas. 

Legalidad del Cannabidiol en América Latina 

Legalidad del Cannabidiol
Uruguay es el prime país del mundo en legalizar la marihuana medicinal y recreativamente.

Con la aprobación del Convenio sobre Sustancias Psicotrópicas en 1971, por parte de las Naciones Unidas, el cultivo, comercialización, venta y posesión de cannabis se encuentra prohibido en la gran mayoría de los países, pero la ley hace referencia a la prohibición del fitocannabinoide THC, dejando abierta la posibilidad que científicos y grandes marcas extraigan el cannabidiol o cbd para crear productos con fines terapéuticos. 

Ante esta situación, diferentes países se han mostrado permisivos y dispuestos a invertir en esta área por eso mantienen legal el cannabidiol, pero haciendo intervención en los distintos procesos de producción para asegurarse que se cumplan los estándares de calidad y no sea utilizado para otros fines. En la actualidad son 8 los países de América Latina que aprobaron el cannabis con fines medicinales, de los cuales, destaca Uruguay al ser el primero en el mundo en legalizar la marihuana medicinal y recreativamente. 

Uruguay: el país ejemplo

A finales del 2013, en Uruguay se aprobó una ley para regular y controlar la producción, adquisición, almacenamiento, comercialización y producción de cannabis. La idea consistía en crear una normativa que mejorara la salud pública entre los consumidores de cannabis. Esto trajo consigo que las personas pudieran acceder legalmente a la planta de distintas formas: 

  • Para consumo personal: Las personas pueden tener hasta 6 plantas hembras en su casa y almacenar hasta 480 gramos de cannabis. 
  • Acceso a través de clubes de cannabis. Se conforma con 15 y 45 personas físicas que deciden fundar una asociación civil para el cultivo de cannabis. 
  • Farmacias: A través de farmacias se puede conseguir los diferentes productos con cannabidiol como son los aceites, gotas, cremas, entre otros. 

Con estas acciones el índice de personas que compraron cannabis de manera ilegal disminuyó, ayudando a fomentar la economía del país. En 2017, 17 farmacias comenzaron a vender cannabis medicinal en sus distintas presentaciones, pero el más utilizado es el cannabidiol líquido.

Se considera a Uruguay el primer país en aprobar el cannabis recreativamente y terapéuticamente, pero en la actualidad el sistema regulatorio es muy complicado, provocando que su comercialización sea muy costosa y escasa. 

En la farmacia solo es posible comprar productos con cannabidiol o cbd  que no sobrepasan el 5% de concentrado. Estos obstáculos traen como consecuencia directa que sea más sencillo acceder al mercado ilegal para conseguir este tipo de productos. 

En 2018 se registraron más de 35 mil personas en el sistema legal de cannabis y un estudio previo por parte del Monitor de Cannabis Uruguay señaló que el 24% de la población entre 15 a 65 años declaró haber usado o estar interesado en consumir cannabis medicinal, demostrando que existe un creciente mercado que busca abastecerse de las formas correctas. 

Colombia 

En Noviembre de 2015, el cannabis fue legalizado en Colombia para su cultivo y producción con fines científicos y medicinales. Un año después su consumo medicinal se legalizó en todo el país. Estas leyes, junto al clima favorable y mano de obra económica han posicionado los productos como es el aceite de CBD Colombia como uno de los de mayor calidad, atrayendo así la atención de grandes inversionistas y farmacéuticas extranjeras.  Para este momento existen más de 170 licencias habilitadas, de las cuales, 89 son licencias habilitadas para el cultivo de cannabis con CBD. 

Aunque se puede conseguir de manera ilegal, en el mercado colombiano se encuentra una gran variedad de productos con alto contenido de cannabidiol en farmacéuticas, laboratorios especializados,  incluso existen farmacias cannabicas dedicadas a la venta exclusiva de este tipo de productos. 

Chile

A partir del 1 de diciembre del 2015, en Chile está autorizada la elaboración y comercialización de cannabis con fines medicinales. La ley indica que puede venderse al público general especialidades farmacéuticas de cannabis como son los extractos, tinturas y resina. Estas se puede comprar en farmacias y laboratorios  con la aprobación de un recetario médico.

Argentina 

En el 2017 se legaliza el cannabis medicinal Argentina para usos científicos y terapéuticos, sin embargo, en marzo de ese mismo año sancionan la ley, acordando invertir sus esfuerzos en la investigación y producción del cannabis para utilizarse en personas con epilepsia refractaria.  Sin embargo, en la práctica este compromiso no se cumple al no existir leyes claras y el acceso al aceite de cannabis legalmente suele ser muy costoso.

Para las personas que quieran importar y producir semillas de cannabis deberán presentar un proyecto en el Instituto Nacional de Semillas que apruebe su vialidad. Esto puede tomar mucho tiempo, ante esta situación, muchas personas han decidido autocultivar o acceder a distintas organizaciones como Mamá Cultiva, una organización que promueve y educa a las personas sobre el cultivo de cannabis, con el fin de darle respuesta a diferentes problemas de salud.  

Si bien es una solución factible a corto plazo, con el tiempo este tipo de alternativa traen problemas con las autoridades que podrían conllevar  en la cárcel. A pesar de esto, en los últimos años se ha incrementado el interés por parte de distintos usuarios en buscar asesoramiento profesional para el consumo correcto de cannabis medicinal. 

Perú

Desde el año 2003, en Perú es legal la posesión de hasta 8 gramos de cannabis para uso recreativo. Sin embargo, no fue hasta el año pasado, en el 2019, que entró en vigencia la legalización del cannabis medicinal con el fin de garantizar el derecho a la salud. 

Hasta el momento, el cannabis medicinal puede ser comprado legalmente en la farmacia de la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid), ubicada en el distrito San Miguel. Para acceder a ella es necesario poseer una receta médica, donde el médico asume la responsabilidad de la prescripción y estar registrado en el Sistema Nacional de Registro de Pacientes Usuarios de Cannabis. 

Brasil 

En Brasil el consumo y cultivo personal de cannabis está despenalizado desde el 2006, pero su venta y compra sigue siendo ilegal. En el 2015 el cannabidiol (CBD) fue despenalizado como una sustancia prohibida, fomentando la adquisición con previa autorización. Aunque a simple vista era una respuesta viable ante la creciente demanda, los procesos regulatorios eran muy lentos debido a que los casos fueron estudiados individualmente. 

El 3 de Diciembre del 2019, se aprobó una ley que permite la venta de productos medicinales  con base de cannabis, pero debe ser comercializado bajo condiciones específicas. Para adquirirlo es necesario la prescripción de un médico donde se indique su uso y forma de consumo.   

Paraguay 

Paraguay es considerado el productor y distribuidor ilegal más grande de Latinoamérica. Exporta su producto a otros países cercanos como Argentina, Uruguay y Brasil. Para hacerle frente a este problema, hace poco se aprobó la despenalización del cannabis para uso medicinal.Las personas puedan cultivar, cosechar y procesar la planta para usos médicos. 

Se puede acceder al cannabis medicinal mediante la aprobación de un certificado médico que deberá ser visado por el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social. Actualmente, el gobierno otorgó 5 licencias a empresas, con el fin de promover la producción y comercialización del aceite cannabidiol.

En el 2017 se promulgó una ley que se comprometía a garantizar el acceso gratuito del cannabidiol aceite y sus derivados, pero en la práctica conseguir estos productos resulta muy costoso, generando que miles de personas busquen otras alternativas para acceder a las propiedades de la planta.

Ecuador 

Ecuador se convirtió en el país más reciente en aprobar el cannabis para fines medicinales. Su producción y comercialización estará regulada por la Autoridad Sanitaria Nacional, la cual, otorgará licencias por 5 años, pero previamente las personas y autoridades deberán presentar y cumplir una serie de requisitos como la producción no podrá sobrepasar un porcentaje superior del 1% de THC, con el fin, de eliminar los efectos psicoactivos del producto final. 

México 

Las leyes que regulan el  cannabis medicinal en México son muy confusas en este país. En el año 2017 se aprobó el uso medicinal del medicamentos con cannabidiol en mexico con una dosis menor al 1% de THC, sin embargo, el año pasado estos lineamientos fueron revocados, frenando por completo las acciones de producción y legalización y obligando a los pacientes a recurrir a la importación de productos de cannabis desde otros países con previa aprobación de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios. Estos medicamentos son muy costosos y no ofrecen todas las propiedades curativas requeridas para el tratamiento.

Puerto Rico 

El cannabis medicinal de Puerto Rico fue aprobado completamente a mediados de 2015, cuando el gobernador de ese momento, Alejandro García Padilla, firmó una orden que pedía reclasificar el cannabis en vez de tipo I como una sustancia tipo II,  con el fin de reglamentar la producción y su distribución. Para el año 2016 se habían otorgado las primeras licencias y se vendía legalmente productos de cannabidiol en dispensarios. 

Sin embargo, en el año 2017 la ley se reformó e indicaba que aquellas personas que querían acceder a los medicamentos debían contar con un recetario médico  que indicaba la aprobación de dos especialistas en medicina, pero la venta y cultivo de cannabis en Puerto Rico todavía sigue siendo ilegal. 

Legalidad a medias 

Aunque exista un proceso regulatorio en distintos países, todavía sigue siendo muy escaso los esfuerzos de los gobiernos para dar respuesta ante la creciente demanda.  

La realidad es que los gobiernos han mostrado mayor interés en los métodos de producción, que en abastecer a los mercado con productos de calidad. Ante esta situación, las personas no solo exigen el autocultivo y la venta legal, también promueven investigaciones científicas que permitan crear mejores productos medicinales, con los estándares correctos de calidad, sin representar un gasto excesivo para su bolsillo. 

¿ Cómo afecta el CBD y el THC a nuestro cuerpo? 

Sistema endocannabinoide

La planta del cannabis está compuesta por más de 100 cannabinoides, llamados fitocannabinoides, donde los más importantes son el CBD (Cannabidilol) Y el THC (Tetrahidrocannabinol), pero ¿Cómo afectan estas moléculas a nuestro cuerpo? 

Tanto el THC como el CBD son sintetizados por el sistema endocannabinoide, encargado de regular los diferentes procesos físicos y mentales de nuestro cuerpo. Este sistema está conformado por células de neurotransmisores que intervienen en distintos procesos fisiológicos como son:

  • La presión arterial
  • La fortaleza intestinal
  • El dolor
  • El apetito
  • El estado de ánimo y el nivel de energía.

Igualmente, influye en otros aspectos como son la percepción, concentración, memoria y movimiento.  

El sistema endocannabinoide comunica y mantiene en equilibrio las distintas funciones biológicas del cuerpo, proceso que se conoce como homeostasis. Aunque su funcionamiento es complejo, se puede dividir en dos grandes componentes que explicaremos a continuación.

Componentes del sistema endocannabinoide

Los primeros componentes son los receptores CB1 y CB2 que se encuentran a lo largo de todo el cuerpo.  El CB1 es un receptor ubicado en el cerebro, específicamente en el cerebelo, hipocampo, regiones dorsales de la médula espinal y sistema  nervioso central, pero también se encuentra en algunos tejidos y órganos como las glándulas, pulmones y órganos reproductores. 

Los receptores CB2 abundan libremente en  las células inmunes del torrente sanguíneo, ubicados en el sistema inmunológico y en órganos periféricos como el hígado, huesos, corazón, endotelio y páncreas. En una menor producción también se consigue en el sistema nervioso.

Por último se encuentra un tercer cannabinoide menos conocido llamado cannabicromeno conformado por los receptores TRPA1 Y TRPV1 encargados de regular el dolor. 

El segundo componente son los endocannabinoides que son moléculas producidas naturalmente por nuestro cuerpo que al juntarse con los receptores cannabinoides influyen en su funcionamiento. Los principales endocannabinoides que producimos son la anandamida y la 2-araquidonilglicerol (2-AG).

Cuando se activa el funcionamiento del sistema endocannabinoide, ambos componentes se compaginan entre sí, al igual que una cerradura y su llave. En este caso, los receptores cannabinoides se convierten en la cerradura y los endocannabinoides son la llave que encajan a la perfección. Al activarse este sistema se producen cambios en nuestras células que influyen en la actividad final de distintos procesos fisiológicos. 

Al consumir fitocannabinoides, que son los producidos por la planta del cannabis, nuestro sistema se ve alterado porque funcionan como una llave falsa que encaja a la perfección en los receptores CB1 y CB2. Aunque ambos cannabinoides se producen en la misma planta, cada uno provoca diferentes reacciones en el cuerpo. 

Cuando las personas consumen Tetrahidrocannabinol o THC, este actúa directamente en los receptores CB1, es decir, en los del cerebro, por lo cual, en poco tiempo se perciben sus efectos psicoactivos al contar con una estructura muy similar a su molécula natural. 

Entre las sensaciones más comunes que produce el THC se encuentra la euforia, sedación, mareos, relajación, paranoia, aumento de la frecuencia cardiaca, entre otros síntomas que alteran principalmente los sentidos.  

Con el tiempo su uso frecuente produce ansiedad y estados de paranoia, sin embargo, múltiples estudios aseguran que el THC en pequeñas dosis puede utilizarse para tratar algunas enfermedades crónicas como el dolor, el cáncer, Alzheimer, esclerosis múltiples, pérdida del apetito o del sueño, entre otros. 

A diferencia de su compañero, el cannabidiol o CBD  actúa directamente en otro tipo de receptores: el TRPV1 y TRPA1, relacionado con la regulación de la inflamación y el dolor. Sin encajar perfectamente, la molécula estimula estos receptores brindándonos alivio a distintas dolencias. 

Además, el tratamiento con cannabidiol estimula mayores niveles de endocannabinoides, como la anandamida, que mantiene relación con el apetito, sueño, memoria y dolor e inhibe el efecto psicoactivo del THC en el cerebro, aportando un mayor estado de tranquilidad y efecto terapéutico para quién lo utilice.  

¿Cuáles son los beneficios del Cannabidiol? 

Desde los comienzos de la humanidad, el cannabis ha aportado y acompañado la evolución del ser humano, atribuyéndole propiedades medicinales y místicas, sin embargo, no fue hasta hace poco que descubrimos científicamente cuáles son los verdaderos beneficios del cannabidiol para nuestra salud. 

Como ya mencionamos, el CBD o cannabidiol efectos psicoactivos no posee, es decir, no influye en la concentración, memoria y otros aspectos de la mente, pero si actúa en las distintas células del cuerpo inhibiendo su funcionamiento o produciendo múltiples estímulos que ayudan a regular las funciones del cuerpo. Aunque todavía nos queda mucho por descubrir, en la actualidad el cannabidiol es utilizado para tratar múltiples problemas de salud. Entre ellos podemos mencionar:

Dolores Crónicos

En una investigación no concluyente, se demostró que actúa el cannabidiol para el dolor y la inflamación al funcionar como análgesico natural. Se observó que al consumir cannabidol oral aceite inhibe la anandamida, que es un endocannabinoide relacionado con el dolor, y los receptores CB2 y CB1 de nuestro cuerpo, generando diferentes resultados. 

El cannabidiol ha sido utilizado para tratar distintas dolencias crónicas como la artritis, una enfermedad que ocasiona inflamación, rigidez y dolor en las articulaciones. Normalmente se presenta en los pies y las muñecas. A ciencia cierta no se conoce por qué se produce, pero afecta principalmente a mujeres. 

En Canadá el 36% del cannabidiol vendido está destinado para el tratamiento de la artritis. El CBD alivia los síntomas de la inflamación y el dolor, mejorando la movilidad de los pacientes, permitiéndoles retomar sus vidas con tranquilidad. 

Otra enfermedad degenerativa en donde ha sido utilizado el cannabidiol es en el tratamiento de la esclerosis, la cual, afecta el funcionamiento del sistema nervioso central. Aparece entre los 20 a 30 años y progresivamente impide el desarrollo cotidiano de las personas. Esta enfermedad principalmente afecta a las mujeres y ocasiona diferentes síntomas como son espasmos musculares, rigidez en las extremidades, debilidad, fatiga, problemas cognitivos, entre otros. 

En el 2013 un estudio publicado por la revista Neurobiology of Disease indicaba que el cannabidiol o CBD actúa en la esclerosis al contrarrestar la inflamación que provoca la rigidez muscular y su uso regular podría disminuir los espasmos con el transcurso del tiempo. 

Aunque el dolor lo relacionemos principalmente con la molestia física, no solamente existe este tipo de dolencia, también puede ser emocional. Esto genera ciertos niveles de estrés que traen consigo la aparición de otras enfermedades como son la depresión, ansiedad, presión arterial alta, obesidad, diabetes, problemas estomacales, entre otros. 

Se ha comprobado que actúa el cannabidiol y ansiedad, el estrés y depresión al disminuir la actividad en las neuronas de la amígdala central, relacionadas con el manejo de este tipo de sensaciones. 

En un estudio de la revista Springer Nature, un grupo de científicos realizó una prueba simulada de oratoria. En ella participaron pacientes con Trastorno de Ansiedad Social sin tratamiento y pacientes saludables. Se les suministró aleatoriamente una única dosis de cannabidiol algunos y a otros un placebo para conseguir resultados imparciales. 

En la investigación se evaluaron los índices visuales del estado de ánimo y una escala de auto-evaluación negativa. Igualmente, se tuvo registro de algunas medidas fisiológicas como son la frecuencia cardiaca, presión sanguínea y conductividad de la piel. 

El resultado concluyó que aquellas personas que sufrían del Trastorno de Ansiedad Social percibieron una disminución de sus nervios al momento de expresarse en público. Además, no hicieron evaluación negativa de su participación. En cambio, aquellos pacientes que tomaron el placebo presentaron mayores niveles de alerta, molestia y ansiedad al participar en la prueba.

Epilepsia 

La epilepsia es una enfermedad que poco a poco va debilitando el cuerpo, al producir una actividad eléctrica espontánea en el cerebro que se propaga por todo el organismo causando convulsiones y sacudidas.  Se estima que alrededor de 65 millones de personas sufren de epilepsia en el mundo, convirtiéndose en una de las enfermedades neurológicas más comunes. 

La mayoría de los casos comienzan a temprana edad entre los 6 a 14 años y a pesar que existan medicamentos para contrarrestar los síntomas, algunas personas desarrollan resistencia al tratamiento, por lo que se ven obligados a buscar otras alternativas. 

Desde la década de los 1970 diferentes estudios han concluido que el cannabidiol y epilepsia mantienen una estrecha relación al controlar los síntomas de esta enfermedad, especialmente cuando se encuentra muy avanzada como la epilepsia refractaria. En un estudio del 2013 de la revista Epilepsy & Behavior examinó cómo actúa el cannabis medicinal en niños con resistencia al tratamiento anticonvulsivo. 

En total eran 19 participantes, 1 sufría del síndrome de Lennox-Gastaut, 4 del síndrome de Doose y 13 del síndrome de Dravet. Los resultados concluyeron que 16 de los participantes habían reportado mejoría al disminuir sus convulsiones, incluso dos de ellos se encontraban libres de su enfermedad. Además de estos beneficios, el cannabidiol fomenta en los niños un mejor estado de ánimo y consolidación del sueño. 

Las personas que sufren trastornos neurológicos son incapaces de controlar su estado de ánimo, emociones, movimiento, inflamación, coordinación y apetito. Parte del cannabidiol efectos consiste en nivelar estos receptores para brindar alivio terapéutico, sin provocar efectos irreversibles en las personas. 

Psoriasis 

Se conoce como psoriasis a un tipo de enfermedad cutánea que genera picor y lesiones rojizas con apariencia escamosa en la piel. Esto se produce por la reproducción excesiva de células y principalmente se presenta en el cuero cabelludo, rodillas y codos, pero esta puede aparecerse en cualquier parte del cuerpo. 

Se origina debido a una falla dentro del sistema inmune, pero también está relacionado con problemas mentales. Con el tiempo puede afectar al metabolismo y desencadenar en otras enfermedades como la artritis y la depresión. 

Para contrarrestar esta enfermedad, los médicos recomiendan crema con cannabidiol que además de reemplazar las células, contribuye en su crecimiento equilibrado, ocasionando que disminuya la picazón, la inflamación y el ardor. Igualmente, la crema con cannabidiol ralentiza la producción logrando controlar los agentes bacterianos y ayudando a que los poros se destapen y la piel luzca una apariencia más saludable. 

Parkinson

El parkinson es una enfermedad progresiva que afecta a gran parte de las células nerviosas del cerebro. Se produce por un desequilibrio en la cantidad de producción de dopamina que ocasiona la pérdida de la coordinación del movimiento y se manifiesta con síntomas como la lentitud, temblores al estar de reposo, mala postura, disfunción sexual,  rigidez muscular, entre otros. Después del Alzheimer se considera la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente en las personas.

Actualmente no existe una cura para esta enfermedad, sin embargo, se ha demostrado que funciona el cannabidiol para parkinson. Diversos estudios han concluido que el cannabis medicinal mejora la actividad neuroprotectora  al brindar compuestos antioxidantes que protegen las neuronas dañadas. 

Igualmente, el cannabidiol ayuda a minimizar otros síntomas de la enfermedad, entre ellos los problemas de sueño y la inflamación del cerebro, que producen la pérdida de dopamina; y disminución de la psicosis que afectan  la percepción de la realidad. 

Diabetes

La diabetes es la enfermedad  de la elevación del nivel de glucosa en la sangre y de no ser controlada con rápidez puede causar daño de los nervios e infección en los pulmones, encías, pies, genitales, enfermedades renales, úlceras cutáneas, entre otros. 

Solo en el continente americano se estima que alrededor de 62 millones de personas sufren Diabetes Tipo 2, ocasionando que su pancréas siga fabricando insulina, pero no funciona adecuadamente aumentando las concentraciones de glucosa en la sangre. Se considera que la Diabetes se convierte en tipo 1 cuando existe ausencia parcial o completa de la insulina. 

En un estudio estadounidense donde participaron más de 4600 personas con diabetes, indicaron mostrar mejoría al consumir cannabidiol para diabetes al verse reducido los niveles de glucosa. Igualmente, en otra investigación canadiense realizada con animales, se observó que el cannabidiol actúa desinflamando el páncreas, lo cual se relaciona con la aparición de la diabetes. 

Las personas que sufren de obesidad están 3 veces más propensas a padecer de diabetes al aumentar su glucemia como consecuencia de la grasa acumulada. El receptor CB1 mantiene una estrecha relación con el apetito, aunque el cannabidiol no afecte directamente este receptor si  influye en algunas afecciones ayudando a disminuir el apetito. 

Cáncer 

El cáncer es una enfermedad silenciosa que actualmente ocasiona la mayoría de los decesos en el mundo. Solamente en el 2019 se estima que se diagnosticaron más de un millón de personas con algún tipo de cáncer. Se origina cuando las células se multiplican descontroladamente invadiendo órganos y tejidos. 

Diversos estudios con animales han demostrado que combinar THC y CBD con un fármaco anti tumores produce un mayor efecto antitumoral al disminuir las células e interferir en el proceso de metástasis. 

En otra investigación de la Universidad Complutense de Madrid se analizó a 9 pacientes con glioblastoma, un tipo de tumor que afecta al cerebro y la columna vertebral. Se concluyó que 8 de los 9 pacientes mostraron mejoría al utilizar cannabinoides, ya que disminuyó el crecimiento del tumor. 

Si bien el cannabidiol y cancer no lo cura, si mejora el estado de las personas. Estas conclusiones abren grandes posibilidades para investigar cómo los diferentes tipos de cannabinoides influyen en el cuerpo humano para disminuir los síntomas. 

Después de la quimioterapia, uno de los síntomas más comunes en los pacientes son las náuseas y el vómito que descomponen el cuerpo. Ante esta situación, algunas personas han utilizado una mezcla de cannabinoides como alternativa para disminuir esta sensación. Se ha comprobado que dosis combinadas de CBD y THC liberan serotonina, encargada de controlar las náuseas, la depresión y la migraña. 

Alzheimer 

El alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que afecta principalmente a las personas mayores. A ciencia cierta no sé sabe por qué se ocasiona, pero existe una teoría ampliamente aceptada: se produce por la descomposición de residuos de la proteína amiloide en diferentes sectores del cerebro. 

La proteína beta amiloide se desarrolla para cumplir funciones específicas como transportar el colesterol, influye en la actividad microbiana y en el estrés oxidativo. Sin embargo, al acumularse esta proteína produce inflamación que podría ocasionar la muerte celular neuronal, la pérdida de sinapsis y la alteración del flujo de neurotransmisores. 

Al producirse estos síntomas en nuestro cerebro, surgen otros problemas como el deterioro cognitivo, motor y el déficit de memoria. El Alzheimer es la causa más común de la demencia que provoca la pérdida de memoria, problemas de atención y orientación, dificultad para reconocer personas y lugares, además de dificultar el movimiento y alterar el comportamiento. 

El cannabidiol cuenta con propiedades antiinflamatorias que atenúan la hinchazón producida por la acumulación de proteína y estimula el sistema endocannabinoide que fomenta la protección de los neurotransmisores en el cerebro. También, en una investigación del Journal of Alzheimer 's Disease se encontró que el cannabidiol o CBD actúa en las primeras etapas de la enfermedad al prevenir la pérdida de reconocimiento facial.

Asma 

Según la Organización Mundial de la Salud, se estima que alrededor de 235 millones de personas padecen de asma al verse afectados los bronquios que restringen la entrada de oxígeno. Uno de los usos más conocidos del cannabidiol y asma para tratarlo. El cannabidiol posee agentes anti-inflamatorios estos logran dilatar las vías respiratorias, mejorando las condiciones para respirar. 

Efectos Secundarios del CBD 

A pesar que todavía falta mucho por descubrir y comprender, el cannabidiol se ha perfilado como una alternativa natural ante el tratamiento de distintas enfermedades neurodegenerativas, sin embargo, no existe una fórmula exacta de cannabidiol como tomar porque intervienen múltiples factores en la composición de su dosis. 

Si bien el cannabidiol efectos secundarios graves no produce en los pacientes, algunas de las consecuencias que podría ocasionar incluyen la aparición de diarrea, cambios de apetito y cansancio, pero son efectos pocos comunes. 

En caso de presentar algún síntoma inusual, suspenda su uso y consulte a su especialista para que le indique la dosis más adecuada a sus necesidades. Todavía no existen suficientes estudios sobre si el cannabis medicinal afecta el embarazo, pero no es recomendado utilizarlo en este etapa porque no se conocen con exactitud si afecta el desarrollo del bebé. 

Los mejores productos a base de cannabidiol 

aceite de cannabis
El aceite de cannabis es uno de los medicamentos con cannabidiol más utilizado en el mundo porque puede agregarse a las comidas y no represente un riesgo para las personas

En la actualidad  existe una gran variedad de productos con cannabidiol, sin embargo, hacemos recomendación de las siguientes presentaciones al brindar excelentes resultados en distintos tipos de pacientes. 

Aceite de CBD

El Aceite de CBD presenta beneficios mayores a los otros tipos de productos porque puede aplicarse a cualquier edad y actúa con mayor rapidez en el cuerpo. Para elaborarlo se elige la materia prima una planta rica en cannabidiol, de la cual se extraen sus hojas, tallos y flores. Después de su selección, se procede a separar las moléculas del cannabis. Para ello se utiliza principalmente alguno de estos tipos de extracción:

Extracción con disolvente

Considerado el método más fácil y frecuente, pero también el más peligroso, para la extracción con disolvente se emplea solventes líquidos como el etanol, butanol y el alcohol etílico para separar las moléculas del cannabis y del cáñamo. El disolvente actúa extrayendo los componentes químicos de la planta y después se evapora para eliminar todo el alcohol y obtener la materia prima del aceite. 

Este procedimiento es una forma sencilla y casera de obtener el cannabidiol aceite, pero implica un alto grado de riesgo porque estos tipos de solventes son altamente inflamables y en los peores casos pueden causar una explosión. 

Igualmente, otras desventaja de este método es que al hacerlo de forma casera no se permite conocer con exactitud cuál es el grado de concentración del cannabidiol o CBD, ocasionando que sus propiedades varíen y al no realizarse correctamente su evaporación podrían quedar residuos del solvente que son nocivos para la salud. 

Extracción con aceites alimenticios 

Para este tipo de extracción se utilizan aceites vegetales como cáñamo, coco y oliva  como sustituto del solvente. Se consideran que los aceites vegetales son bastantes efectivos para extraer los cannabinoides al contener lipófilos, un compuesto que también posee el cannabidiol y su tendencia es disolverse en la grasa. 

Este tipo de técnica tiene sus ventajas y desventajas. Entre sus mayores beneficios están que no existen riesgos de residuos tóxicos en la mezcla, además los aceites vegetales contienen ácidos grasos omega que fomentan la fortaleza de las neuronas e intervienen en otras funciones del cuerpo. 

La extracción con aceites alimenticios es utilizada por aquellos pacientes que buscan un efecto más natural y suave. Sin embargo, esta misma particularidad trae consigo que el proceso tarde un poco más en causar efectos al ser un concentrado de menor calidad que otros tipos de extracciones. Este tipo de preparados deben ser almacenados correctamente porque tienden a deteriorarse con rapidez. 

Extracción con Co2

Para la extracción del cannabidiol con CO2 se necesita una maquinaria especial que lo convierte en el método más limpio y seguro de extracción. Se emplea CO2 crítico para generar un entorno protector que aísla y preserva los cannabinoides. Este método los mantiene íntegros y elimina la clorofila, obteniendo un grado alto de pureza y un sabor más limpio. Esta opción es la más costosa porque es empleada por farmacéuticas y grandes industrias, con el fin de ofrecer un producto 100% de calidad para los pacientes. 

Porcentajes y Concentración del cannabidiol aceite 

En el mercado se puede encontrar diferentes concentraciones de cannabidiol, siendo el mínimo de 1% hasta encontrar una concentración de un 80%. La concentración hace referencia a la cantidad de cannabinoides activos en el aceite. El porcentaje de cannabidiol se calcula de acuerdo con la cantidad de aceite en miligramos, es decir, que si el producto tiene un porcentaje del 7% representa que posee una concentración de 700 mg de cannabidiol por cada botella de 10 ml. 

¿Cómo tomar cannabidiol aceite? 

El cannabidiol aceite es seguro de consumir, siempre y cuando haya sido recomendado directamente por un médico especialista. Para tomarlo no existe una dosis exacta. Esto dependerá de diversos factores: 

  • El peso
  • Estado de salud
  • Metabolismo
  • La química del cuerpo
  • Sensibilidad al cannabis

A partir de estos factores, el médico recetará la dosis más adecuada para cada paciente, pero si es tu primera vez, como punto de partida se recomienda una dosis inicial que se entiende como una dosis menor a lo recomendado para experimentar cuáles son sus efectos en tu cuerpo. 

Muchos médicos han indicado que para consumir el aceite cannabis medicinal la recomendación es colocar el cannabidiol gotas debajo de la lengua por unos 60 a 90 segundos o hasta que se disuelva. 

Al utilizar esta vía las membranas mucosas de la boca aumentan la biodisponibilidad, haciendo llegar más rápido los fitocannabinoides a la sangre. Después de consumirlo, necesitas hacer una auto-evaluación, con el fin, de detectar si deberías aumentar o disminuir la dosis  hasta encontrar la más adecuada para tus necesidades. 

Recuerda: el Aceite de cannabidiol es un producto natural que no debería causar efectos adversos. Si observas complicaciones reduzca la dosis o suspenda su uso. Una dosis muy baja o muy alta no representará una pronta mejoría porque actúa complementando las funciones del sistema endocannabinoide. Por ello, es importante dar con la dosis correcta para tratar los síntomas. 

Fumar cannabidiol

Otra opción de consumo del cannabidiol es a través de un porro de cannabis rico en cannabidiol que también ofrece una absorción bastante rápida. Este es el método más común de consumo entre cultivadores y adultos porque al ser inhalado, el cannabinoide es absorbido primero por los pulmones para luego tener acceso casi inmediato al torrente sanguíneo. Algunos pacientes han indicado que los efectos calmantes se comienzan a sentir unos 5 o 10 minutos después de su consumo y estos desaparecen unas 3 horas después de su consumo. 

Vaporizadores de cannabidiol 

Para los que buscan una opción más sencilla de fumar cannabidiol o CBD, en el mercado existen los cannabis medicinal vaporizer o vaporizadores con forma de lapicero que poseen un rango de 40 % a 60% de biodisponibilidad, causando una absorción eficiente de las propiedades  del cannabis en nuestro cuerpo. 

Existen diferentes formas de obtener los beneficios del cannabis a través de un vaporizador. Algunos dispositivos calientan una porción pequeña de cannabidiol líquido y este hierve formando un vapor que se puede inhalar. Otras personas utilizan las flores o cogollos del cannabis ricas en cannabidiol y se repite el mismo funcionamiento del aceite, en dónde busca evaporar los cannabinoides para ser inhalados. 

Al utilizar vaporizadores, el producto final no tiene residuos de alquitrán o carbono producidos por la combustión. Sin embargo, algunos cartuchos de cannabidiol utilizados en los vaporizadores pueden contener el solvente propilenglicol, que se utiliza en los cigarrillos electrónicos y podría provocar irritación en los ojos y nariz, además de agravar enfermedades como de los pulmones como el cáncer y el asma. 

¿ Como fumar o vaporizar el cannabidiol?

Al igual que el aceite, la dosis correcta de cannabidiol al fumarse o vaporizarse dependerá de diversos factores.  Actualmente no existen estudios de cuál podría ser la dosis recomendada al vaporizar el cannabidiol porque también depende de lo fuerte que inhales y cuánto tiempo retengas el humo. Ante esta hecho, se recomienda probar con dosis pequeñas en una sola inhalación y después prestar atención si existe algún efecto o alivio de los síntomas para comenzar a realizar el ajuste de la dosis. 

Cápsulas y productos comestibles de cannabidiol 

Recientemente muchos cultivadores y empresas han buscado otras formas de consumir CBD porque la idea es probar nuevos métodos de absorción que expandan las posibilidades de consumo. 

Para cada  persona existe una opción diferente que satisfará todas sus exigencias.  Si lo que buscas es una dieta complementaria, consume cannabidiol en multivitamínicos o gominolas para obtener otro beneficios para tu salud, pero si lo que buscas es una alternativa deliciosa, prueba con las galletas y brownies, incluso la empresa Kickback en Estados Unidos crea infusiones, cafés y bebidas con cannabidiol que se venden en las ciudades de Nueva York, California y Texas. 

En caso que desees un mayor control de las dosis, las cápsulas son una excelente alternativa porque mides con exactitud lo que consumes. Tanto las cápsulas como la comida de cannabidiol, aunque son una forma sencilla y divertida de consumir cannabidiol, sus efectos podrían ser menores que otros productos, porque al ser bebido o ingerido pasa primero por el sistema digestivo, retardando los efectos y en el caso de la comida, los ingredientes utilizados podrían afectar cómo actúa el cannabis en tu cuerpo. 

Cosméticos con cannabidiol para el cuidado de la piel


Si sufres de dolor en zonas específicas del cuerpo, los productos para el cuidado como el aceite de CBD en la piel brindarán alivio progresivo al absorberse con rapidez y actuar localmente en las zonas afectadas. Desde lociones, tónicos, bálsamos, aceites, cremas y muchos más,  las opciones son diversas y disminuyen principalmente el dolor y la inflamación.

Al mismo tiempo, los cosméticos con cannabidiol pueden usarse para tratar irritaciones o problemas cutáneos como el acné, picaduras, arañazos, quemaduras, entre otros, al poseer propiedades antibacterianas y antiinflamatorias que aportan una apariencia radiante y cuidada en la piel. 

¿ Cómo usar cosméticos con cannabidiol para el cuidado de la piel? 

A diferencia de sus pares, los productos con cannabidiol para el cuidado de la piel pueden ser un poco más lentos en detonar sus efectos, por lo cual su aplicación debe ser constante y consistente. 

Para usar de forma eficiente los tópicos de cannabidiol, primero se recomienda identificar la zona afectada para luego limpiarla correctamente y así conseguir mayor absorción. Después aplica el producto generosamente en la zona afectada y realiza masajes para que el producto penetre en la piel. Espera que seque y repite al menos una vez más. Los efectos se comenzarán a sentir después de una hora, pero su uso debe ser continuo para mejorar los resultados. 

A diferencia de su compañero, el cannabidiol ha llegado para revolucionar positivamente nuestro cuerpo. Hasta el momento los múltiples estudios han comprobado sus beneficios para el tratamiento de distintas enfermedades, además nos ha ayudado a comprender cómo interactúa y funciona nuestro cuerpo. Sin embargo, todavía sigue siendo un gran desconocido en nuestra sociedad, ocasionando que todavía existan muchas restricciones en su investigación y comercialización. 

En Cannabis Medicinal queremos romper el molde, con el fin de expandir tu conocimiento y fomentar el uso del cannabidiol o CBD para el tratamiento de distintas dolencias.  En nuestra página web encontrarás todo tipo de información relevante y actualizada sobre el  cannabis medicinal que te ayudarán a decidir por ti mismo si es la solución más acertada para mejorar tu salud.

Igualmente, si eres un emprendimiento o empresa que comercializa productos con cannabidiol, necesitas incorporar a tu página web o blog contenido educativo, entretenido y con respaldo científico que incentive la interacción y el aumento de tus ventas, en Cannabis Medicinal nos especializamos en la creación de contenido original que buscará disipar todas las dudas al informar correctamente sobre los beneficios del CBD.

¿Quieres descubrir las acciones de Marketing Digital que podemos hacer por ti? Coméntanos en qué consiste tu proyecto, nosotros nos encargaremos de diseñar el plan de marketing más adecuado para tus necesidades. 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *